Detalles del producto

Areca

Areca
1500.00
Cantidad
pcs.
Planta originaria de Madagascar.

Sentir la Naturaleza dentro de casa y hacer que nuestro hogar, esté donde esté, la respire. Si buscamos precisamente esto, la Areca puede ser una fantástica compañera de nuestro interiorismo. No solo porque es una planta de interior amada por quienes la tienen sino, también, porque aporta ese toque tropical propio de las palmeras. Quizás por eso, es una de las plantas más comunes en los hogares aunque hay que tener algo importante en cuenta: bien cuidada, puede alcanzar una altura bastante considerable (en torno a los dos metros) por lo que es importante ubicarla en un sitio en el que no solo esté a gusto sino, también, se le permita crecer en condiciones (échale un vistazo a nuestros consejos para grandes plantas en salones)

De carácter perenne, su origen es variopinto: no solo puede encontrarse en lugares como Madagascar sino también en Malasia y en muchos países del sur de Asia. 

Cuidados
1. Aunque puede vivir a pleno sol, la Areca prefiere la semisombra. Así, si la tenemos dentro de casa, lo mejor es situarla cerca de una ventana (necesita mucha luz para crecer y mantener su verde natural) pero evitando especialmente en verano que el sol incida directamente sobre ella si no queremos que sus hojas más jóvenes se quemen.
2. Dado que es una planta semi tropical, también es importante que se encuentre en una temperatura cálida y, fundamental, que no permitamos que esté nunca por debajo de los 15º.
3. Este alto índice de transpiración, unido a la capacidad de eliminar las toxinas del aire (CO2 entre otras). Así es habitual que las puntas de las hojas adquieran tonos marrones, pero esto no implica un decaimiento de la areca, simplemente es señal de que no tiene la suficiente humedad ambiental. Para evitar las puntas marrones hay que pulverizar las hojas con regularidad. Es una muy buena planta para interiores no expuestos al sol.
4. Una planta de 2 metros de altura transpirará por sus hojas en 24 horas una media de 1 litro de agua, por lo que podemos deducir que es exigente en cuanto al agua de riego. Siempre ha de mantenerse el cepellón húmedo, aunque sin excesos. Este alto índice de transpiración, unido a la capacidad de eliminar las toxinas del aire (CO2 entre otras). Así es habitual que las puntas de las hojas adquieran tonos marrones, pero esto no implica un decaimiento de la areca, simplemente es señal de que no tiene la suficiente humedad ambiental. Para evitar las puntas marrones hay que pulverizar las hojas con regularidad. Es una muy buena planta para interiores no expuestos al sol.

-

Vida natural

Los productos de nuestro catalogo provienen directamente de nuestra huerta o de productores locales.

desde nuestra huerta

a su mesa

Ver
artesanal

cervezas y vinos

productos locales

Productos sanos y naturales

para un mejor vivir

huevos 

caseros